978-84-8109-463-3 Título
Obras completas. Teatro. Novelas, I. Vol.2  
Autores Cortazar, Julio           
Editorial Galaxia Gutenberg, S.L.  Nº edición  Año  Sep/2004
Colección    Nº colección    Páginas  956 
 
Materias



Prosa
Teatro

Encuadernación  Tela 
Largo  21  Ancho  13 
Idioma  Español 
Estado
Sin stock, podemos pedirlo
Sin stock, podemos pedirlo
  P.V.P. 
 
   58,00
 
 
Reseña del libro
Un volumen que recoge toda la obra dramática del autor y las novelas de su etapa en Buenos Aires. Incluye las obras teatrales Los reyes, Dos juegos de palabras, Nada a Pehuajó, Adiós, Robinson y las novelas Divertimento, El examen, Diario de Andrés Fava y Los premios.

Este segundo volumen de las Obras completas de Julio Cortázar reúne su producción teatral (por primera vez integralmente) y sus primeras novelas. Se sitúa su teatro aquí, porque casi todas las piezas provienen de la misma época de las novelas inaugurales; "entre unas y otras hay consanguinidad contextual", dice Saúl Yurkievich. Las tres novelas iniciales se consideran las novelas de Buenos Aires, puesto que transcurren íntegramente en aquella ciudad. "Palpable, visible, audible, olible, omnipresente, o sea omnirrepresentado por su precisada geografía, su hábitat y sus habitantes, sus usos y costumbres, su cocina, su cultura, sus mitos, su mentalidad y su singular idioma (el coloquial porteño mechado con lunfardo), el mundo bonaerense juega un papel narrativo tan importante, determina de tal modo la vida y las actitudes de los personajes que Divertimento, El examen y Los premios se pueden calificar de novelas de Buenos Aires", precisa Yurkievich. 
 
Bio-bibliografía del autor
Julio Cortázar (1914-1984)

Nació el 26 de agosto de 1914 en Bruselas, Bélgica.

Escritor argentino. Nació en Bruselas pero sus padres se trasladaron pronto a Buenos Aires. Estudió en la Escuela Normal de Profesores y fue profesor de Lengua y Literatura francesa en varios institutos de la provincia de Buenos Aires, y más tarde en la Universidad de Cuyo. En 1951 consiguió una beca para realizar estudios en París y ya en esta ciudad pasó a ser traductor de la Unesco, trabajo que desempeñó hasta su jubilación. Un rasgo importante de su vida es que a raíz de un viaje que realizó a Cuba invitado por Fidel Castro se convirtió en gran defensor y divulgador de la causa revolucionaria cubana, como años más tarde haría con la Nicaragua sandinista. Gran parte de su obra constituye un retrato, en clave surrealista, del mundo exterior, al que considera como un laberinto fantasmal del que el ser humano ha de intentar escapar.

Una de sus primeras obras, Los reyes (1949), es un poema en prosa centrado en la leyenda del Minotauro. El tema del laberinto reaparece en Los premios (1960), una novela que gira alrededor del crucero que gana un grupo de jugadores en un sorteo, y que se va convirtiendo a lo largo del relato en una auténtica pesadilla. Rayuela (1963), la obra que despertó la curiosidad por su autor en todo el mundo, implica al lector en un juego creativo en el que él mismo puede elegir el orden en que leerá los capítulos, ordenados de un modo poco convencional. En Rayuela, Cortázar se enfrenta al problema de expresar en forma novelada los grandes interrogantes que los filósofos se plantean en términos metafísicos. Se trata de representar el absurdo, el caos y el problema existencial mediante una técnica nueva. El autor pretende echar abajo las formas usuales de la novela para crear ex profeso una antinovela, sin trama, sin intriga, sin descripciones ni casi cronología. El mismo dice que quiere superar el falso dualismo entre razón e intuición, materia y espíritu, acción y contemplación para alcanzar la visión de una nueva realidad, más mágica y más humana. Entre sus restantes obras se encuentran numerosos relatos breves cuya atmósfera fantástica retoma la de los relatos de su compatriota Jorge Luis Borges. Como Las armas secretas (1969), uno de cuyos relatos, 'El perseguidor', se ha convertido en un referente obligado de la obra de Cortázar. A diferencia de las restantes novelas de su autor, El libro de Manuel (1973) gira en torno a temas políticos y humanistas. A finales de 1983 realizó un último viaje a su país de origen; en Buenos Aires fue recibido muy bien por sus compatriotas. Murió de leucemia el 12 de febrero de 1984, en la ciudad de París.