978-84-376-2207-1 Título
Premios, (Los)  
Autores Cortazar, Julio           
Editorial Catedra, S.A. Ediciones  Nº edición  Año  Ene/2005
Colección  Letras hispanicas  Nº colección  569  Páginas  534 
 
Materias



Prosa


Encuadernación  Rustica 
Largo  18  Ancho  11 
Idioma  Español 
Estado
Sin stock, podemos pedirlo
Sin stock, podemos pedirlo
  P.V.P. 
 
   17,40
 
 
Reseña del libro

Los premios


«Los premios» fue la tercera novela escrita por Julio Cortázar y la primera en ser aceptada por un editor para su publicación. Apareció en 1960 cuando el autor ya gozaba de una sólida reputación como narrador gracias a tres colecciones de cuentos. Múltiples y variadas han sido las interpretaciones que la crítica ha propuesto sobre esta novela. Todas ellas, por su diversidad y distancia entre sí, constituyen una prueba fehaciente del extraordinario potencial semántico del texto. Desde sus primeras líneas, «Los premios» se presenta como una prospección de la dimensión verbal de su universo ficticio, de la pluralidad de modos de expresión de los personajes. Los capítulos se van acumulando como astillas del texto, fragmentos que constituyen el archipiélago de voces de
«Los premios», a las que el narrador va dando sin cesar la palabra de su discurso mental o hablado. Pero el narrador se hace discreto para que entrechoquen todas las hablas, pues a través de ellas se va construyendo una variedad de posibles actitudes del hombre frente al mundo, actitudes que suponen una serie de relaciones de los sujetos consigo mismos y con los demás. De esta manera el entorno de referencia aparece en constante cambio y el lector puede tener la impresión
al recorrer la novela de haber llegado con retraso a alguna conversación empezada.









 
 
Bio-bibliografía del autor
Julio Cortázar (1914-1984)

Nació el 26 de agosto de 1914 en Bruselas, Bélgica.

Escritor argentino. Nació en Bruselas pero sus padres se trasladaron pronto a Buenos Aires. Estudió en la Escuela Normal de Profesores y fue profesor de Lengua y Literatura francesa en varios institutos de la provincia de Buenos Aires, y más tarde en la Universidad de Cuyo. En 1951 consiguió una beca para realizar estudios en París y ya en esta ciudad pasó a ser traductor de la Unesco, trabajo que desempeñó hasta su jubilación. Un rasgo importante de su vida es que a raíz de un viaje que realizó a Cuba invitado por Fidel Castro se convirtió en gran defensor y divulgador de la causa revolucionaria cubana, como años más tarde haría con la Nicaragua sandinista. Gran parte de su obra constituye un retrato, en clave surrealista, del mundo exterior, al que considera como un laberinto fantasmal del que el ser humano ha de intentar escapar.

Una de sus primeras obras, Los reyes (1949), es un poema en prosa centrado en la leyenda del Minotauro. El tema del laberinto reaparece en Los premios (1960), una novela que gira alrededor del crucero que gana un grupo de jugadores en un sorteo, y que se va convirtiendo a lo largo del relato en una auténtica pesadilla. Rayuela (1963), la obra que despertó la curiosidad por su autor en todo el mundo, implica al lector en un juego creativo en el que él mismo puede elegir el orden en que leerá los capítulos, ordenados de un modo poco convencional. En Rayuela, Cortázar se enfrenta al problema de expresar en forma novelada los grandes interrogantes que los filósofos se plantean en términos metafísicos. Se trata de representar el absurdo, el caos y el problema existencial mediante una técnica nueva. El autor pretende echar abajo las formas usuales de la novela para crear ex profeso una antinovela, sin trama, sin intriga, sin descripciones ni casi cronología. El mismo dice que quiere superar el falso dualismo entre razón e intuición, materia y espíritu, acción y contemplación para alcanzar la visión de una nueva realidad, más mágica y más humana. Entre sus restantes obras se encuentran numerosos relatos breves cuya atmósfera fantástica retoma la de los relatos de su compatriota Jorge Luis Borges. Como Las armas secretas (1969), uno de cuyos relatos, 'El perseguidor', se ha convertido en un referente obligado de la obra de Cortázar. A diferencia de las restantes novelas de su autor, El libro de Manuel (1973) gira en torno a temas políticos y humanistas. A finales de 1983 realizó un último viaje a su país de origen; en Buenos Aires fue recibido muy bien por sus compatriotas. Murió de leucemia el 12 de febrero de 1984, en la ciudad de París.