978-84-8393-024-3 Título
Juego del diábolo, (El) "Cuentos"  
Autores Aparicio, Juan Pedro           
Editorial Paginas de Espuma, S.L.  Nº edición  Año  Sep/2008
Colección  Voces/ Literatura  Nº colección  105  Páginas  165 
 
Materias



Prosa siglo XX


Encuadernación  Rustica 
Largo  24  Ancho  15 
Idioma  Español 
Estado
Sin stock, podemos pedirlo
Sin stock, podemos pedirlo
  P.V.P. 
 
   14,00
 
 
Reseña del libro
Diávolo es diablo en italiano. Un diábolo es asimismo un juguete que tiene la forma de dos conos unidos por su parte más estrecha. Juan Pedro Aparicio publicó en esta misma colección un libro titulado La mitad del diablo. Este libro es su complemento. Entre los dos forman un diábolo. Aquel correspondería a la mitad izquierda; éste, a la derecha. Aquel iba de más a menos, pues empezaba por el relato más extenso para concluir en el más diminuto; éste va del cuento de apenas una línea al de poco más de un página. Ahora el Maligno es carne de nuestra carne; establece pactos, se enamora, escribe novelas, viaja, se burla y es burlado, y cuando, como amante, engaña o, como escritor, rinde su pluma, lo hace provocando en el lector una irónica sonrisa.

 
 
Bio-bibliografía del autor
Juan Pedro Aparicio (León, 1941) estudió Derecho en Oviedo y Madrid, aunque ha acabado dedicándose en exclusiva a la literatura. De 1975 data su primer libro, El origen del mono y otros relatos, al que siguió su novela Lo que es del César (1981). Con El año del francés (1986) consigue un amplio reconocimiento, confirmado poco después con la concesión del premio Nadal en 1989 por su obra Retratos de ambigú. Del resto de sus novelas, habría que destacar la excelente La forma de la noche (1994), alabada por la crítica más exigente, así como las dedicadas a las andanzas del comisario Malo. Su última obra se titula La gran bruma (2001). Ha cultivado también el ensayo, el artículo periodístico, el relato corto —sus cuentos figuran en importantes antologías españolas y extranjeras— y el libro de viajes, con notable éxito y reconocimiento. Su obra El Transcantábrico (1982) ha inspirado la puesta en marcha de un tren turístico con el mismo nombre.