978-84-7731-494-3 Título
En defensa de Las Cortes , con dos apendices sobe la libertad de imprenta ........  
Autores Florez Estrada, Alvaro           
Editorial Endymion, Ediciones  Nº edición  Año  Ene/2010
Colección    Nº colección    Páginas  138 
 
Materias



Ciencias Politicas


Encuadernación  Rustica 
Largo  Ancho 
Idioma  Español 
Estado
Sin stock, podemos pedirlo
Sin stock, podemos pedirlo
  P.V.P. 
 
   19,80
 
 
Reseña del libro
Índice: 9. Introducción/Manuel Menor Currás 21. Representación hecha a S.M. el Señor Don Fernando VII en Defensa de las Cortes (1820) 115. Reflexiones sobre la libertad de la imprenta (1811) 125. Discurso en defensa de las sociedades patrióticas pronunciado en la sesión extraordinaria de las Cortes del 14 de febrero del año 1820 
 
Bio-bibliografía del autor
Álvaro Flórez-Estrada nació en Pola de Somiedo (Asturias). Graduado en Leyes por la Universidad de Oviedo, se estableció en Madrid. Su asistencia a una de las tertulias de la época, en la que se debatían las ideas revolucionarias francesas, le supuso el destierro a Asturias, ordenado por Godoy, en 1795. Ese mismo año, la Universidad ovetense le nombró doctor honorario. De regreso en Madrid, ocupó el empleo de tesorero principal de Rentas de la Corte (1796-1803). Regresó en 1803 a Asturias, manteniéndose retirado en Grado hasta 1808, en que, elegido procurador general de la Junta del Principado de Asturias, colaboró con la causa de la independencia redactando una proclama al pueblo de resistencia frente a Napoleón. Partidario de la convocatoria de Cortes Generales y de una amplia libertad de imprenta, viajó a Inglaterra en 1810. Allí publicó sus tres primeros escritos políticos: Constitución para la Nación española, Introducción para la Historia de la Revolución de España y Examen imparcial de las disensiones de la América con la España, donde abordaba favorablemente la cuestión de la emancipación de la colonias de la América española. Ya en Cádiz en el verano de 1811, fundó un periódico, El Tribuno del Pueblo Español. En 1813 fue designado intendente de Sevilla. Con la restauración del absolutismo, tuvo que emigrar a Inglaterra, residiendo en Londres durante seis años. Allí escribió su Representación a S. M. Fernando VII en defensa de las Cortes (1818) y su Impugnación del Decreto dado en Valencia el 4 de mayo de 1814 dirigida a Fernando VII (1819). Durante el Trienio Liberal fue intendente del ejército de las provincias de Valencia (1820) y, otra vez, de Sevilla (1821) y diputado a Cortes por Asturias. En 1823 volvió a exiliarse en Londres, y se dedicó al estudio sistemático de los economistas políticos ingleses (Smith, Ricardo, Malthus, Say, Mill). Fruto de él fueron los dos tomos de su Curso de Economía Política (1828-1829), una obra de extraordinario éxito, de la que se hicieron siete ediciones en vida de su autor, y la traducción al francés en 1833. Siendo una de las principales aportaciones españolas al pensamiento económico durante el siglo XIX, es, no obstante, más un resumen de las ideas de la época que una obra original. Al contenido tradicional de la economía política en los tratadistas (producción, distribución, consumo), añadió un cuarto elemento: el cambio. Enemigo de los impuestos sobre el consumo, prefería, en su lugar, un tributo territorial. Opuesto a la desamortización eclesiástica mediante el sistema de subasta pública, abogaba porque las tierras desamortizadas fuesen entregadas mediante arrendamientos enfitéuticos, de forma que el trabajo libre no quedase absorbido por la renta de la tierra. A la muerte de Fernando VII, regresó de su tercera estancia en Inglaterra. Elegido representante por Asturias en el Estamento de Procuradores en Cortes (1834-1836) y diputado en las Cortes Constituyentes (1836-1840), en 1845 fue honrado con el cargo de Senador vitalicio del reino. En 1849 retornó definitivamente a Asturias. Falleció en 1853, en el palacio de Miraflores de Noreña (Texto de José María Vallejo García-Hevia).

Este artículo forma parte del
Diccionario crítico de Juristas
españoles, portugueses y latinoamericanos
[de L. A. Séneca a 2005]
Editado por Manuel J. Peláez Albendea