978-84-249-3635-8 Título
Articulos de costumbres.  
Autores Larra, Mariano Jose de           
Editorial Gredos, S.A. Editorial  Nº edición  Año  Abr/2012
Colección  Clasicos Universales  Nº colección    Páginas  970 
 
Materias



Siglos XVIII y XIX


Encuadernación  Cartoné 
Largo  22  Ancho  15 
Idioma  Español 
Estado
Sin stock, podemos pedirlo
Sin stock, podemos pedirlo
  P.V.P. 
 
   30,00
 
 
Reseña del libro
Artículos de costumbres

Paradigma del Romanticismo español más auténtico, Larra fue un agudísimo observador de la realidad que le rodeaba. Sus artículos de costumbres son ventanas abiertas a la España del siglo xix; sus comentarios políticos, dardos envenenados contra unas estructuras anquilosadas; sus textos de crítica literaria, acertados análisis repletos de propuestas e ideas para mejorar el panorama de las letras españolas y desligarse de la por entonces omnipresente influencia de la literatura francesa. Larra es hijo de su tiempo, pero también un escritor actual cuya influencia aún es palpable dos siglos después de su nacimiento. «La ironía de Larra —burlona a trechos, y a trechos, amarga— es siempre extraordinariamente personal. Sus cuadros de costumbres, llenos de flechas emponzoñadas contra el patriotismo de los “castellanos viejos” o la cerrazón de los facciosos partidarios de Don Carlos, figuran por derecho propio entre las obras más importantes de nuestra literatura». Juan Goytisol

 
 
Bio-bibliografía del autor
Escritor romántico y periodista español famoso por sus brillantes retratos críticos de la vida y la sociedad española de su época. Larra nació en Madrid durante la ocupación francesa y pasó sus primeros años de vida en Burdeos, donde su padre, un cirujano militar que había colaborado con los invasores, tuvo que refugiarse tras la derrota de los franceses en 1812. Después de la amnistía de 1818 la familia regresó a Madrid y su padre se convirtió en médico personal del hermano de Fernando VII.

Larra estudió en un colegio de jesuitas y completó su formación en Valencia y Valladolid. Comenzó una brillante carrera periodística, primero en dos periódicos de su propiedad, El duende satírico del día (1828) y El pobrecito hablador (1832-1833), y posteriormente, colaboró como crítico de teatro con el diario nacional La revista española, donde firmaba sus crónicas bajo el seudónimo de Fígaro. Se convirtió en uno de los periodistas más famosos y mejor pagados del país y colaboró en diversas publicaciones además de escribir la novela El doncel de Don Enrique el Doliente (1834), y la obra de teatro Macías (1834). También tradujo diversas obras de teatro francesas. Larra es conocido ante todo por sus Artículos de costumbres o escenas de la vida española. Estos artículos, típicamente característicos de la época, estaban imbuidos de nostalgia. Larra, por el contrario, utilizó el género para producir una serie de retratos de la sociedad tremendamente satíricos, en los que despliega su talento periodístico para describir la complacencia, la hipocresía, la vacuidad y la corrupción de la sociedad española. Influido por el neoclasicismo francés, su vida se convirtió, sin embargo, en un símbolo de la confusión romántica.

Fue amargamente desgraciado en el amor; se enamoró de una mujer que más tarde resultó ser la amante de su padre, vivió un matrimonio infeliz y acabó suicidándose, tras un fracasado romance adúltero, a los 28 años. Aunque Larra ofrece una visión muy pesimista de la vida española, su irritación responde al amor que sentía por su país. Es uno de los escritores más destacados del siglo XIX, tanto por su visión de la vida como por la calidad literaria de sus escritos. Sesenta años después de su muerte, la Generación del 98 convirtió la figura de Larra en precursora de este movimiento literario.