978-84-249-3641-9 Título
Fonologia española.  
Autores Alarcos Llorach, Emilio           
Editorial Gredos, S.A. Editorial  Nº edición  Año  Abr/2012
Colección  N.B.R.H.  Nº colección    Páginas  255 
 
Materias



Fonetica, fonologia


Encuadernación  Cartoné 
Largo  24  Ancho  16 
Idioma  Español 
Estado
Sin stock, podemos pedirlo
Sin stock, podemos pedirlo
  P.V.P. 
 
   25,00
 
 
Reseña del libro
Convencido defensor e impulsor de las teorías estructuralistas, particularmente del funcionalismo, Emilio Alarcos Llorach (Salamanca, 1922 - Oviedo, 1998) se propuso aplicar tales postulados al estudio de la lengua española. La primera obra fruto de esta concepción metodológica fue "Fonología española", libro pionero que se erigió en uno de los primeros tratados fonológicos europeos en poner en práctica las propuestas del Círculo Lingüístico de Praga. Desde su aparición, este sólido manual fonológico se ha convertido en un libro de referencia de trascendental importancia tanto en el ámbito de la lengua española como en el plano internacional de la lingüística.

"Fonología española" divide su campo de estudio en dos grandes secciones: una primera, general, donde se presentan los principios de esta disciplina, subdividida en dos apartados: la fonología sincrónica y la diacrónica; y una segunda, en la que se establece una rigurosa descripción fonológica del español actual complementada por una amplia perspectiva diacrónica que va desde el latín vulgar hasta nuestros días.


 
 
Bio-bibliografía del autor
Emilio Alarcos Llorac Lingüista español

Emilio Alarcos Llorach nació en Salamanca en 1922 e inició sus estudios universitarios en Valladolid, donde su padre, Emilio Alarcos García, era catedrático; los continuó, bajo el magisterio de Dámaso Alonso, en Madrid, por cuya universidad se doctoraría en Filología Románica en 1947, con una tesis que dio lugar a sus Investigaciones sobre el Libro de Aleixandre (1948). Catedrático de instituto en Avilés desde 1944, su estancia como lector de español en Berna y Basilea (1946-1947) fue decisiva para su formación como lingüista, pues le permitió entrar en contacto directo con corrientes científicas que apenas habían tenido eco en España, y que él contribuiría de manera decisiva a difundir en su patria. Tras otro breve período como catedrático de instituto en Cabra (Córdoba) y Logroño, obtiene en 1950 la cátedra de Gramática Histórica de la Lengua Española en la Universidad de Oviedo, universidad y ciudad en las que ha enseñado y residido hasta su muerte: durante nada menos que --casi-- medio siglo. De su fecunda labor en esa universidad dan testimonio sus numerosos discípulos, así como una revista que él levantó a pulso, Archivum, imprescindible en los estudios hispánicos. Electo para el sillón B de la Real Academia Española en 1972, su ingreso efectivo en la corporación se produjo un año más tarde. Era, en el momento de su fallecimiento, Presidente de la Asociación de Historia de la Lengua Española. .

Falleció el 26 de enero de 1998.