978-84-249-3670-9
M
Título
Discursos. Vol.8  
Autores Ciceron           
Editorial Gredos, S.A. Editorial  Nº edición  Año  Mar/2013
Colección  Biblioteca clasica Gredos  Nº colección  407  Páginas  508 
 
Materias



Literatura en castellano


Encuadernación  Guaflex 
Largo  20  Ancho  13 
Idioma  Español 
Estado
Sin stock, podemos pedirlo
Sin stock, podemos pedirlo
  P.V.P. 
 
   40,00
 
 
Reseña del libro
Los discursos de Cicerón reunidos en este volumen ayudan a completar la obra y la imagen del gran oradorromano y del complejo entramado histórico, legal, político y personal que le toco vivir. La lectura de estos discursoses una nueva oportunidad de dejarnos llevar por la poderosa palabra de Cicerón
 
 
Bio-bibliografía del autor
Para otros nobles romanos llamados Cicerón y otros usos del término Cicerón, véase Cicerón (desambiguación).

Busto de Marco Tulio Cicerón.Marco Tulio Cicerón (en latín Marcus Tullius Cicero, pronunciado ['mar.k?s 'tul.li?s 'ki.ke.ro:]; Arpino, 3 de enero del 106 a. C. - Formia, 7 de diciembre del 43 a. C.) fue un jurista, político, filósofo, escritor y orador romano. Es considerado uno de los más grandes retóricos y estilistas de la prosa en latín de la República romana.[1] [2]

Reconocido como uno de los más importantes autores de la historia romana, es responsable de la introducción de las más célebres escuelas filosóficas helenas en la literatura republicana, así como de la creación de un vocabulario filosófico en latín. Gran orador y reputado letrado, Cicerón centró toda su atención en su carrera política. Hoy en día es recordado por sus escritos de carácter humanista,[3] filosófico y político. Sus cartas, la mayoría enviadas a Ático, alcanzaron un enorme reconocimiento por la introducción de un depurado estilo espistolar en la literatura europea. Cornelio Nepote destacó la riqueza ornamental de estas cartas, escritas «acerca de las inclinaciones de los líderes, los vicios de los comandantes y las revoluciones estatales», que transportaban al lector a esa época.[4]

Constituido en uno de los máximos defensores del sistema republicano tradicional, combatió como pudo la dictadura de César. No obstante, durante su propia carrera no dudó en cambiar de postura dependiendo del clima político. Esta indecisión es achacable a su carácter sensible e impresionable, pues era propenso a reaccionar de manera excesiva ante los cambios. El escritor Asinio Polión escribió de él:

¡Ojalá hubiera sido capaz de soportar la prosperidad con mayor autocontrol y la adversidad con mayor fortaleza![5] [6]