978-84-206-4545-2 Título
Golondrinas de Kabul, (Las)  
Autores Khadra, Yasmina           
Editorial Alianza Editorial, S.A.  Nº edición  Año  Sep/2003
Colección  Literaria  Nº colección  Páginas  167 
 
Materias



Prosa


Encuadernación  Rustica 
Largo  22  Ancho  14 
Idioma  Español 
Estado
Sin stock, podemos pedirlo
Sin stock, podemos pedirlo
  P.V.P. 
 
   12,50
 
 
Reseña del libro
‘Las golondrinas de Kabul’, una novela que retrata la realidad de un Afganistán ahogado por el integrismo islámico, es la última obra de Yasmina Khadra -seudónimo femenino de Mohamed Moulesshoul-, y acaba de llegar a nuestro país.

Yasmina se enfrenta ahora al integrismo con palabras, aunque ya antes lo hizo con las armas. Pero eso era cuando aún podía firmar sus obras con su verdadero nombre, Mohamed Moulesshoul y pertenecía a un cuerpo especial del ejército argelino.

Y es que Mohamed Moulesshoul, que hoy día reside en Francia, comenzó a escribir en su Argelia natal compaginando la literatura con su vida de soldado hasta que la censura que los altos mandos militares pretendían imponerle, le obligó a ocultar su identidad durante diez años tras el nombre de su esposa.

Y fue Yasmina Khadra quien alcanzó fama internacional con obras como ‘Lo que sueñan los lobos’ o ‘Los corderos del señor', novelas que denuncian el drama que sufre Argelia, la corrupción política, o la amenaza fundamentalista.

Conocer a Yasmina se convirtió en un dilema, hasta que en diciembre de 2000, Moulesshoul puso punto y final a la incógnita y mostró su verdadera identidad, aunque también manifestó su deseo de seguir escribiendo bajo este seudónimo.

Yasmina Khadra cultiva con cierta asiduidad el género negro - ‘El otoño de las quimeras’, ‘Morituri’- sin embargo, ahora vuelve al panorama literario narrando el drama de un Afganistán dominado por los talibanes. A través de las vidas de varios personajes, Khadra radiografía la vida en un mundo ahogado por la intransigencia y la irracionalidad, en una obra cuyo contenido traspasa fronteras y sirve para comprender el terror que produce cualquier fundamentalismo-no sólo el islámico- .

Diario El Mundo 
 
Bio-bibliografía del autor
Yasmina Khadra es el pseudónimo de Mohamed Moulessehoul (Orán, 1955), -es el nombre de su esposa-, ex comandante del ejército argelino actualmente residente en Francia y que durante algunos años ha escrito en francés desde Argelia, escondido tras ese nombre femenino, ya que su narrativa es una denuncia de la violencia, la corrupción y la desestructuración de su país.

Mohamed Moulessehoul (Yasmina Khadra para la literatura) fue, hasta septiembre de 2000, oficial superior del Estado Mayor argelino. Este autor ha sido uno de los pocos capaces de explicar la atroz situación que vive su país, mediante una literatura de denuncia altamente corrosiva, de manera destacada en su trilogía protagonizada por el comisario Brahim Llob —Morituri, Doble Blanco y El otoño de las quimeras—, unas novelas policíacas de ambiente argelino que han conseguido sacudir las conciencias de muchos lectores europeos. Nacido en 1955, adscrito a una unidad de elite que ha combatido el terrorismo durante estos últimos años, el autor llevaba tiempo intentando abandonar las armas para dedicarse por entero a la escritura, y sólo en septiembre de 2000 consiguió licenciarse.

Con su nombre real publicó en Argelia, en los 80, seis libros de ficción (novelas y relatos), hasta que en 1989 una circular militar impuso la censura entre sus miembros. Siguió escribiendo, pero con un seudónimo de mujer: "Despistaba más y era una manera de rendir homenaje a la mujer argelina, que fue la primera que se alzó contra los integristas". Unos amigos consiguieron que sus obras fueran publicadas en Francia, seis hasta la fecha, la última de los cuales, la autobiografía titulada El escritor, vio la luz en castellano a finales de 2001.

Hasta septiembre de 1999 en que, aún sin revelar su identidad, confesó al diario Le Monde ser un varón, sus lectores estaban convencidos de que era una mujer. La introducción a la edición francesa de Morituri de 1997 lo da por sentado, y llega a afirmar: